Skip links

Vivir entre nativas, plantas que benefician tus condiciones de vida

Te contamos por qué el auge del cultivo de plantas nativas es mucho más que un diseño paisajístico de moda y cuál es su importancia para el desarrollo urbanístico actual.

Las especies nativas son aquellas que son oriundas de una región geográfica por haber crecido bajo determinadas condiciones de suelo, clima y relieve con anterioridad a cualquier intervención del ser humano.

También llamadas autóctonas o indígenas, las plantas nativas fueron adaptándose a las condiciones particulares de su lugar de origen durante miles de años con independencia de cualquier tipo de límite político, como provincias y países. Cumplen un rol fundamental no sólo porque dan identidad a cada región sino por ser la base para la interacción entre la flora y la fauna de cada ambiente específico.

La convivencia con especies introducidas desde otras culturas es algo que hemos normalizado a tal punto que muchas de las variedades que habitualmente llamamos “yuyos” o “malezas” son, nada más y nada menos, que plantas silvestres. Nativas, bien de acá.

Si consideramos que la vegetación exótica viene creciendo desde la época de la conquista, el desconocimiento y la confusión tienen su lógica.

Sin embargo, aunque las poblaciones de estas latitudes estemos tan habituadas a las especies llegadas desde otros continentes, cada vez son más las personas que se interesan por la conservación y puesta en valor de las plantas autóctonas de nuestra región.
Si querés conocer los proyectos que actualmente se están poniendo en marcha desde el Programa de Gestión Ambiental para la producción de plantas nativas y enriquecimiento ambiental, te invitamos a entrar en Inco Sustentable.

Los beneficios de vivir entre nativas

En plena crisis ambiental como la que estamos atravesando, la plantación de nativas adquiere una relevancia especial para la mitigación de los efectos del cambio climático.
Incrementar su producción permite la conservación de espacios verdes y la recuperación de ambientes degradados.

Si una enseñanza nos ha dejado la pandemia es la importancia de contar con espacios naturales. Sobre todo, en las grandes urbes, la función de los pulmones verdes para la recreación y la conservación de la biodiversidad se vuelve urgente.

En este sentido, los beneficios del fomento de la flora autóctona son tanto ambientales como sociales:

● Nos permite ahorrar agua ya que no requieren tanto riego. Viven de la cantidad y estacionalidad de la lluvia propia de su lugar de origen.
● Requiere menor trabajo de cuidado y mantenimiento que especies foráneas dada su adaptación natural a los suelos y temperaturas de la región.
● Equilibra el ecosistema local en tanto las diversas variedades de plantas funcionan como alimento, refugio y sitio de reproducción para la fauna local, favoreciendo la repoblación de especies nativas de aves y otras especies.
● Colabora con la procreación de insectos autóctonos y mariposas, especies esenciales por su función en el reparto y conservación de semillas, polinización de las flores y control de plagas.
● Evita la reproducción de árboles exóticos, que ocasionan problemas al ambiente compitiendo con las especies nativas.
● Funciona como agente natural de filtración del agua, absorción de ruidos y contaminantes en general.

Es importante destacar también la relevancia cultural de la conservación de las plantas nativas como una forma de reivindicar lo propio, lo originario. Tanto la flora como la fauna autóctona constituyen una fuente de producción de leyendas, fábulas, cuentos y piezas del cancionero popular que nos conectan con nuestras raíces e idiosincrasia.

Además, gracias a sus especiales características, poseen diversos usos que en general desconocemos, como los medicinales y alimenticios.

Sustentabilidad como modo de vida en nuevos barrios de Buenos Aires

El cambio de conciencia acerca de la necesidad de aprovechar nuestros recursos autóctonos y el compromiso con un modo de vida sustentable viene ganando cada vez mayor terreno en muchos proyectos urbanísticos, tanto en la Provincia de Buenos Aires como en el resto del país.

Cada vez son más las personas para quienes el compromiso con la sustentabilidad se ha transformado en el valor diferencial a la hora de escoger un lugar para habitar y construir sus proyectos de vida.

Una iniciativa positiva en relación a la conservación de plantas autóctonas viene siendo el Plan de Corredores Biológicos de Pueblos del Plata que cuenta actualmente con más de 5520 nativas plantadas entre 2020 y 2022. Todas estas especies son nativas de nuestro país, como el Lapacho y el Jacarandá.

Los Corredores Biológicos o Biocorredores son espacios a través de los cuales se unen dos o más ecosistemas, paisajes o hábitats que fueron desconectados debido a las diversas actividades humanas como la agricultura, la ganadería, la urbanización o inclusive, las obras de infraestructura (por ejemplo, las rutas).

Este impulso forma parte de una propuesta integral de compromiso con el medioambiente que incluye huertas orgánicas, programas de reciclaje y viveros donde se produce y cuida una gran cantidad de árboles nativos para nutrir los corredores biológicos de los barrios.

Conocé más sobre nuevos proyectos, comunidades y barrios pensados sobre una base sustentable, responsable y comprometida con el medioambiente.

Leave a comment

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia web.